Cuidados básicos para el caballo andaluz

Cuidados básicos para el caballo andaluz

Tener un caballo es una gran responsabilidad. Los caballos son animales que la naturaleza ha adaptado para pasar la mayor parte del día pastando en espacios abiertos (hasta 18 horas/día de media), mientras socializan y comparten tiempo con su manada.

When we want the horse to have a stable life, it must adapt, so it is very important to exercise it to meet its physical needs. The horse that does not share time in the company of other horses or people tends to get bored and sad.

EL ESPACIO

Es difícil determinar exactamente la superficie necesaria para mantener a un caballo en condiciones ideales, en su hábitat personal. Pero debe estar en una caja de un tamaño mínimo de 3×3.
Si es posible salir a caminar o pastar al aire libre durante al menos 2 o 3 horas, tu caballo estará más feliz.
En este caso conviene vigilar periódicamente la pradera para evitar posibles peligros como la existencia de basura, daños en el vallado, plantas que puedan resultar tóxicas como cicuta, solanáceas, tejo, pasto de Santiago, adelfa, rododendro, helecho macho. . , zuzón, dedalera, ligustro, azafrán de pradera, ricino, pasto silvestre, cardo estrellado y sorgo. En los meses de primavera y verano es aconsejable proteger la cabeza del caballo con un paño antimosquitos, en caso de que esté suelto en los pastos.

EL REFUGIO

Los animales también necesitan un refugio para protegerse del viento, la lluvia y el sol. Una arboleda natural proporciona buena sombra, pero para protegerse del viento y la lluvia, lo mejor es un cobertizo. Este debe ser lo suficientemente grande para permitir que todos los caballos quepan juntos y debe estar construido con 3 paredes de manera que proteja eficazmente del viento.

ALIMENTACIÓN

Una correcta nutrición es clave para prevenir enfermedades y ayudar al caballo a mejorar su rendimiento y alargar su vida. Es importante tener en cuenta que el sistema digestivo del caballo funciona correctamente cuando se elige el pienso adecuado, dependiendo de la etapa de desarrollo y crecimiento en la que se encuentre.
El estómago de tu caballo está preparado para ingerir pequeñas cantidades de comida a lo largo del día. De ahí que para alimentar correctamente a un caballo, la cantidad de alimento diario debe distribuirse a lo largo del día. Las redes de alimentación lentas son especialmente convenientes para esto. Con ellos los animales podrán disfrutar de su ración diaria de forraje durante mucho más tiempo.
Además, si el animal toma todo el forraje de una vez, lo ingerirá muy rápidamente, ya que ha pasado mucho tiempo desde la última ingestión. Siendo esta la principal causa de la aparición de problemas: obstrucciones, ahogos, cólicos, estereotipos (disparar al oso, morder madera, patadas, tragar aire), etc.
 
Por tanto, se debe facilitar adecuadamente el acceso a pastos, forrajes y piensos concentrados, teniendo en cuenta cada caso.
 
Si, como se recomienda, la dieta elegida se basa en heno, el caballo deberá ingerir aproximadamente entre un 2% y un 3% de su peso corporal en forraje al día.

AGUA

Estos équidos también necesitan un suministro constante de agua fresca y limpia, ya que beben grandes cantidades de agua al día, entre 25 y 55 litros de agua al día, dependiendo de su tamaño, peso y actividad, y en gran medida de su ubicación. donde viven. el que ellos conocen.
 
Si el suministro de agua es a través de bebederos automáticos, se debe verificar que durante el invierno las bajas temperaturas no congelen las tuberías y el agua. Deben disponer de abundante agua, sobre todo en los meses más calurosos.

CAMA

Un lecho adecuado en el establo es vital para los caballos. No deben permanecer todo el tiempo sobre una superficie dura, ya que necesitan poder tumbarse y descansar. La paja es una opción muy popular como lecho para caballos porque es barata, cálida y cómoda. Sin embargo, en ocasiones contiene esporas de hongos y el caballo también suele comer esta paja.
Se recomienda utilizar astillas de madera libres de polvo, ya que son limpias e higiénicas. También se puede utilizar un forro de goma suave para preparar un descanso más confortable, así como una superficie más agradable para cuando el caballo está de pie, poniendo siempre virutas de madera encima para aportar calor. Recientemente, el cáñamo también se ha convertido en una opción popular para estos fines, ya que permite mantener limpia la arena, tiene un gran poder absorbente (hasta 6 veces su peso), retiene los olores y previene la aparición de problemas respiratorios.

LIMPIEZA

El granero debe limpiarse diariamente. Si el caballo está encima todo el tiempo, lo ideal es limpiarlo 2 o 3 veces al día. Para ello se retirarán todos los excrementos con una pala y una carretilla, y se arreglará el lecho del caballo separando el material sucio del que aún esté limpio. Cuando esté seco se preparará de nuevo la cama añadiendo nuevo material (paja, virutas de madera…), para compensar la cantidad retirada.

ASEO

Si el caballo pasa la mayor parte del día en el establo, requerirá un aseo diario para mantener su pelo sano, esto no se debe hacer si el caballo pasa la mayor parte o todo el tiempo en el pasto, ya que los aceites naturales de su pelaje ayudan. mantenlo abrigado y seco.

ORGANIZANDO EL CUIDADO

Para cuidar adecuadamente a los caballos andaluces se recomienda organizar el trabajo y distribuirlo en forma de rutinas diarias, semanales, mensuales, etc. Asegúrate de darle a tus caballos los siguientes cuidados con la frecuencia recomendada.
 
CUIDADO DIARIO
Proporcionar agua limpia y fresca de forma abundante o continua, para que nunca falte.
 
Facilitar el acceso a pastos, forrajes y piensos adecuadamente concentrados. Si el alimento es a base de heno, el caballo debe comer aproximadamente entre el 2% y el 3% de su peso corporal cada día.
 
Asegurar protección a través de un cobertizo que los proteja de las inclemencias del tiempo.
 
Verifique realizando una inspección ocular para detectar signos de enfermedad, como ojos y nariz llorosos, tos o mucha saliva; o lesiones como rasguños, cortes o heridas. En caso de signos de enfermedad, se debe contactar al veterinario lo antes posible. En caso de lesión, se deben tomar medidas de inmediato. Para ello, deberás disponer de un botiquín de primeros auxilios para caballos disponible en las mismas instalaciones.
 
Limpie los cascos y revise si hay grietas o holguras. Los caballos españoles criados en establos suelen verse afectados por el amoníaco procedente del estiércol y la orina, que es perjudicial tanto para los cascos como para los caballos.

CUIDADO CADA 6 O 7 SEMANAS

Asegurar la visita del herrador para recortar los cascos y revisar las herraduras.

CUIDADO CADA 2 O 3 MESES

Administrar antiparasitarios por vía oral. Es importante contar con un programa de desparasitación para mantener sanos a los caballos.
Cuando no se realiza este proceso, en la mayoría de los caballos españoles se desarrollan parásitos en el estómago.

CUIDADO ANUAL

Contratar la revisión anual de la dentadura del caballo por un dentista equino o veterinario especialista en odontología. Cosas tan simples como identificar un diente de lobo y extraerlo pueden provocar más complicaciones si no se tratan a tiempo.
 
Contratar las pertinentes revisiones por un veterinario especializado en equinos y la administración de las vacunas necesarias según el plan de vacunación anual.
Filly baroque horses
Andalusian Horse form Spanish Horses Sales
Iberian Horses from Spain